Publicación

Viajes de negocios en Estados Unidos mantienen crecimiento continuo

El segmento de viajes de negocios en Estados Unidos debe seguir la estable tendencia al alza durante 2013, impulsado en gran parte por el aumento del gasto en los viajes domésticos, según un pronóstico de la GBTA (Global Business Travel Association), que recuerda que en años anteriores, las compañías debían buscar oportunidades en el extranjero en medio de una disminuida economía.

“Ahora, las señales de una economía doméstica más saludable, incluidos avances estables en el empleo y una más alta confianza del consumidor, están motivando a las compañías a incrementar su inversión en viajes domésticos”, destaca el reporte, con datos del segundo trimestre de 2013 en Estados Unidos.

El reporte GBTA BTI Outlook – United States 2013 Q2 señala que, en general, el gasto en viajes de negocios para 2013 debe alcanzar un estimado de 273,3 mil millones de dólares, una revisión al alza desde el último pronóstico, que ascendía a 268,5 mil millones. Ello representaría un aumento de 4,3% respecto a 2012.

“Con la economía de Estados Unidos entrando en un espacio de crecimiento más estable, las compañías están aprovechando las oportunidades más cercanas a casa”, comentó Michael W. McCormick, director ejecutivo de la GBTA, y añadió que “el alza en el gasto de viajes de negocios domésticos es un signo de la creciente confianza en el sector de negocios y una buena señal para el futuro crecimiento del empleo”.

La GBTA aclaró, además, que el aumento en el gasto de viajes esta vez no está impulsado sólo por el alza de los precios. En ese sentido, señala que el gasto real por viajes (el incremento más allá del registrado por la inflación) debe crecer 1,3% este año, en contraste con el 0,3% de 2012.

En cuanto al gasto en los viajes de negocios al extranjero, el estudio indica que debe crecer 3% en 2013 hasta los 33,1 mil millones de dólares, una ligera disminución respecto al anterior pronóstico, de 33,3 mil millones. El ligero retroceso se debe en parte a un debilitamiento en las economías de mercados de exportación claves para Estados Unidos como China y la Eurozona.